600766696-950111424 jorgemondejar@carismasensorial.es

Jorge Mondéjar Martínez

May 28, 2021
LA NUEVA REALIDAD Hoy en día, que tengas un buen producto ya no es suficiente. Compran más a la competencia porque hacen un mejor marketing que tú. El éxito de una marca a medio-largo plazo depende de tres factores: que el producto sea bueno que puedas aparentarlo que puedas comunicarlo Tenemos que entender estos tres […]

LA NUEVA REALIDAD

Hoy en día, que tengas un buen producto ya no es suficiente.

Compran más a la competencia porque hacen un mejor marketing que tú.

El éxito de una marca a medio-largo plazo depende de tres factores:

  • que el producto sea bueno
  • que puedas aparentarlo
  • que puedas comunicarlo

Tenemos que entender estos tres factores por qué el error está en quedarse solo en el producto. 

Crear nuevas cadenas de suministros más ágiles y digitales. Establecer procesos a través de canales online ( ordenador tablet y teléfonos móviles). 

Nuevos canales de atención al cliente, de venta y de información.

Al final, esto a lo que nos obliga es a tener estrategias digitales de negocio basadas en el “marketing de contenidos”. Implantamos y establecemos “procesos de venta online”. Las empresas recurren a nosotros para que les ayudemos a digitalizarse.

El nuevo cliente va a controlar “el gasto” y será un elemento al que le prestan atención  porque tiene cierta preocupación por el ahorro. Entonces, deducimos que no se trata de bajar los precios si no manejar la atención de nuestros clientes para que perciban que lo que les estamos vendiendo tiene realmente valor para ellos y decidan realizar la inversión.

Trabajamos la fidelización del cliente. Recuerda que con las redes sociales la promiscuidad ha crecido. Vamos a construir el centro donde el cliente se pueda informar y pueda encontrar canales de venta adecuados.

Objetivos a corto plazo (primeros seis meses)

Conseguir al menos 3 clientes que nos contraten durante un trimestre.

Perfeccionar los procesos de venta mediante ensayo y error. El objetivo es estandarizarlos tanto como se pueda.   

La prioridad es conseguir resultados palpables a nuestros clientes.

Ganarnos al “cliente fiel”. Generar confianza y motivación para obtener más trabajos.  Como consecuencia, incrementar el valor a lo largo del tiempo de vida del cliente. Mejorar la estrategia de fidelización.

Alcanzar un volumen de clientes suficiente para analizar con mayor amplitud cuáles son sus problemas, sus necesidades e idear nuevas estrategias para que se sientan todavía más satisfechos. Recabar valiosa información para concretar la ruta a medio y largo plazo.

Desarrollar y ejecutar campañas sobre nuestro negocio. El objetivo será aumentar la conciencia de la marca en el público potencial. Invertir en la percepción de la marca sin esperar un retorno a corto plazo. Mejorar la visibilidad en los diferentes canales online.

Acciones que conviertan al negocio en “escalable”. Implantar un sistema de gestión ágil de proyectos.

Objetivos a medio plazo (entre los 6 meses y 2 años)

Desarrollar una estrategia competitiva que permita ganar autoridad y ser un referente en el sector. 

Contar con, al menos, el doble de clientes fidelizados (seis) de la primera fase del negocio.

Que el negocio sea escalable implica liberar tiempo para invertir en nuevas acciones.

Como ya tendremos datos suficientes y habremos establecido una meta específica para las ventas, ya podremos evaluar los resultados para compararlos con los objetivos.

Realizar acciones para reforzar nuestra imagen de autoridad en la industria. Generación de contenidos gratuitos que nos van a revestir de un halo de maestría. La participación en eventos locales como los que organiza el Club de Marketing nos hará movernos en la misma dirección. 

Contar con información suficiente para reducir los costes aún más. Aumentar en un 10% los ahorros para contingencias de la empresa. 

Aumentar el valor de lo que ofrecemos.

Objetivos a largo plazo (Entre 2 y 5 años)

Podemos incluir “la visión” descrita en el apartado anterior.

Haber adquirido un posicionamiento suficiente para que no tengamos que invertir tanto esfuerzo como al principio en los canales de venta. Que se haya forjado una inercia reputacional por la que los clientes acudan. 

Tener un volumen de facturación, al menos, tres veces superior al que teníamos en los seis primeros meses. Esperamos tener un mínimo de 6 clientes fidelizados a los que le hacemos trabajos facturados de manera mensual.  

Llegado este punto será necesario haber descrito, con gran precisión, los distintos roles dentro de la organización. Eso permitirá la eficiencia en nuestros procesos. En última instancia esto repercute en la liberación de tiempo para invertir en mejorar. Crearemos un programa de formación para nuestro negocio y empleados. Posicionarnos como empresa atractiva para el talento. 

Elaborar y ejecutar un plan de inversión, reforzando las finanzas necesarias para ponerlo en marcha. Invertir en el crecimiento y expansión del negocio. La puerta a la diversificación está abierta, aunque habría que determinar la dirección que tomamos llegado el momento. 

Mantener y seguir afinando la “atención al cliente” como soporte principal de nuestro funcionamiento. Haber delegado las acciones de venta en un perfil totalmente cualificado.  

Planificar situaciones de crisis. Definir estrategias alternativas basadas en diferentes escenarios (medida ante la incertidumbre).